Impacto del NAFTA sobre la salud en Canadá

Impacto del NAFTA sobre la salud en Canadá

Artículo: Impact of the North American Free Trade Agreement on high-fructose corn syrup supply in Canada: a natural experiment using synthetic control methods

Autor: Pepita Barlow MSc, Martin McKee MD DSc, Sanjay Basu MD PhD, David Stuckler MPH PhD

Publicación: CMAJ July 4, 2017 189:E879-E880

Fuente original: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5495638/

 

Comentario de la Comisión Científica de Dietética Sin Patrocinadores

 

En este estudio los autores quisieron averiguar el impacto del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) que entró en vigor el 1 de Enero de 1994 entre dos de sus firmantes (Estados Unidos y Canadá) únicamente sobre el suministro del jarabe de Maíz de alto contenido en fructosa (JMAF) desde EEUU a Canadá y como esto podría repercutir en aumentar la oferta de productos que contienen este edulcorante al disminuir los aranceles entre ambos.

Para ello se utilizaron los datos de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO) para evaluar los cambios en el suministro de edulcorantes calóricos incluyendo los (JMAF) después del NAFTA y usaron una metodología innovadora en este campo ya que usaron de control una combinación ponderada de 16 países similares pero que no estuvieron expuestos a los tratados de libre comercio con los EEUU. Estos países eran miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) e hicieron compromisos de política comercial similares con miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles (precursor de la OMC). Sin embargo, a diferencia de Canadá, los países del grupo de control no establecieron un tratado de libre comercio con EEUU durante el período estudiado. Estos países fueron: Australia, Austria, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda, Portugal, España, Suecia, Suiza y Reino Unido.

Para evaluar el efecto de las reducciones arancelarias derivadas del NAFTA, utilizaron los datos anuales sobre el suministro de alimentos de la Oficina Estadística de la FAO (FAOSTAT).

Los datos de FAOSTAT constituyen la única fuente de datos disponible para estimar los cambios en el consumo de alimentos sobre una base comparativa, transnacional durante el período de estudio. La base de datos FAOSTAT detalla el suministro total de alimentos para consumo humano en kilocalorías per cápita y día. Las cifras anuales de oferta son la suma de importaciones y producción nacional, menos exportaciones, desperdicio estimado y existencias del período anterior. El suministro de JMAF se recoge en la medida del total de edulcorantes calóricos del FAOSTAT, que también recoge jarabes adicionales con aranceles inalterados: puré de fructosa y maltosa, azúcar y jarabe de arce, glucosa, dextrosa, lactosa y melaza.

Resultados: En Canadá, la oferta diaria per cápita de Edulcorantes calóricos incluyendo los JMAF aumentó de 21,2 kcal (intervalo de confianza del 95% [IC] 10,26 a 32,19) en el período pre-NAFTA a 62,9 kcal (IC del 95%: 50,43 a 75,29) después del NAFTA. Esto representa un aumento de 41,6 kcal (95% IC 25,06 a 58,21) después de que se eliminaran los aranceles  en los jarabes de alimentos y bebidas que contienen JMAF. El aumento en los edulcorantes calóricos persistió cada año en que los aranceles se redujeron, deteniéndose después de la reducción final en 1998. También se observó que el aumento del suministro de edulcorantes calóricos, incluido el JMAF, coincidió con una interrupción en la disminución a largo plazo de la oferta total de azúcar y edulcorantes en Canadá. Antes del NAFTA, la oferta  total de azúcar estaba disminuyendo, reflejado en los azúcares de caña y remolacha. A partir de 1994, las tendencias en los azúcares totales y los azúcares de caña y remolacha divergieron ya que estos últimos disminuyeron en la entrada en vigor del NAFTA pero los el suministro de todos los azúcares y edulcorantes en promedio fue mayor.

Interpretación de los autores: Con este estudio los autores demostraron que las reducciones arancelarias de los alimentos y jarabes que contenían JMAF en el NAFTA se asociaron con un aumento diario de 41,6 (IC del 95%: 25,06 a 58,21) kcal / persona en el suministro de edulcorantes calóricos en el Canadá, incluido el JMAF.  También apuntan a que un pequeño cambio y potencialmente discreto de los aranceles puede precipitar un cambio sustancial en las dietas de las personas, incluido el aumento del consumo de JMAF y las consecuencias para la salud pública en toda la población son potencialmente enormes. Comentan también que este aumento en el consumo de JMAF se correlacionó con un gran aumento en las tasas de obesidad, del 5,6% en 1985 al 14,8% en 1998.  Y también identifican que el aumento de la oferta de JMAF coincidió con una disminución en el suministro de azúcar de caña y remolacha y una pausa en el declive a largo plazo en el suministro total de azúcar y edulcorantes. Esto sugiere que el suministro total de azúcar y edulcorante fue mayor en Canadá después del NAFTA que de lo que podría haber sido sin él. Esto también sugiere que los acuerdos comerciales que aplican mayores reducciones arancelarias sobre alimentos potencialmente peligrosos pueden catalizar un “efecto de sustitución peligrosa”, en el cual las poblaciones reemplazan alimentos menos peligrosos por productos más peligrosos que están sujetos a tarifas más bajas.

 

Hasta aquí el resumen del artículo….

 

Creo que uno de los campos donde estamos perdiendo la batalla frente a las nuevas epidemias de enfermedades no transmisibles de los últimos decenios es el campo de la Salud Pública, ya que es en éste donde se ven enfrentadas grandes fuerzas que mueven las sociedades  como la economía, la política y la salud de la población. En este artículo vemos reflejado como un solo producto que no es beneficioso para la Salud puede empezar a aumentar su uso por el mero hecho de ser un producto más económico y por tanto más interesante para las empresas de alimentación que, como cualquier empresa, busca aumentar el beneficio con los mínimos costes posibles aunque esto tenga implicaciones directas en la Salud de la población.

Si nos situamos en el contexto actual y no en el ideal, partimos de una población con poca información objetiva para quien se informa en los canales oficiales y por tanto, más infantilizada para  tomar las mejores decisiones posibles en un tema tan delicado como la Salud.

Por supuesto que, como ya apuntan los autores, este es un estudio observacional en el que no se puede comprobar causalidad y más teniendo en cuenta que las enfermedades con las que se asocia este producto (JMAF): obesidad, dislipemias, Síndrome metabólico, etc. son parte de un complejo puzzle en el que interactúan multitud de factores. Lo que sí deberíamos tener en cuenta es que la oferta de la comida basura en la que se encuentra este producto  en un mundo globalizado no depende de la demanda principalmente, como podríamos pensar a primera vista, sino que al albor de las mejoras tecnológicas de producción, lo que le interesa a una gran empresa es inundar el mercado de su producto al menor coste posible y luego el marketing ya hará lo propio para que ese producto se venda.

Un ejemplo claro de estas prácticas lo vemos fácilmente en los formatos familiares con regalos o en el llévese dos y le regalamos el tercero. Todo esto sabemos que en muchos casos acaba como desperdicio alimentario pero  ni a las empresas (ni a los Gobiernos) les preocupa.

 

Y… ¿a dónde quieres ir a parar?

 

La respuesta corta es: Si te interesa la Salud de las personas interésate, por la Política.

La respuesta larga es que, si te interesa la salud de la población, ya sea porque eres personal sanitario o por ser una persona que valoras una de las cosas importantes de la vida, te habrás dado cuenta de que los intereses comerciales están por encima de los de las personas en un mundo en el que lo vemos en muchos campos:

Sanitario: si de verdad nos importara la Salud Pública y sabiendo que la mayoría de enfermedades de la civilización son prevenibles modificando los estilos de vida y dentro de éstos los hábitos alimentarios, ¿por qué seguimos teniendo una #Sanidaddesnutrida? Más aún cuando sabemos que el DN o el TN es costo-efectivo.

Farmacéutico: en este campo me viene a la cabeza las palabras de un alto ejecutivo de una compañía farmacéutica que decía que ellos sólo hacían medicamentos para quienes pudieran pagarlos.

Alimentario: En un mundo donde hay comida para dar de comer a dos planetas, la mitad pasan hambre y mueren y la otra mitad tiene problemas por comer mucho y/o mal.

 

Estos son sólo algunos ejemplos rápidos. Y podréis pensar que, ¿para qué meternos en berenjenales políticos, verdad? Pero es que es un deber si te interesa la salud de la población ya que a los poderes y gobiernos no se les ve muy dispuestos a luchar por ella, cuando por poner un ejemplo rápido, quieren salvaguardar a la población infantil del marketing de la industria alimentaria y para ello desarrollan la Estrategia NAOS y les dicen a las empresas lo que hay que hacer pero si no lo hacen, tan amigos….

 

Y tampoco penséis que interesarse en política implica afiliarse a algún partido. Comer también es hacer política. Es más, creo que es la manera más fácil que tenemos de hacerla en un mundo globalizado.

 

Con lo que pensad muy bien a donde va a parar cada euro que gastáis ya que puede marcar la diferencia sobre todo teniendo en cuenta que el Dios que profesa la mayoría occidental es el dinero. Por todo lo dicho, creo que comprar local o lo más cerca posible, de temporada y evitando grandes cadenas de distribución hará que mejores tu vida y la de muchos. Más Mercado y menos Supermercado como dicen muchos.

 

Por último y respecto a los Tratados de Libre Comercio, sólo quería apuntar como también comentan los autores del artículo, que pequeños cambios a los aranceles pueden conducir a un aumento sustancial en la oferta de productos como el JMAF y a la larga producir daños en la población. Y si esto no lo contrarrestamos con políticas de Salud Pública, el posible bien económico que se supone que fomentan (aunque esto no está muy claro) se verá oscurecido con peores índices de salud poblacionales.

 

Así que, escapemos culturalmente de épocas de indefensión aprendida y parafraseando la frase del Dictador castizo español pero a la inversa: “haga usted como yo y métase en Política

 

P.D.: Justo antes de enviar este comentario para publicarlo acabo de leer esta noticia que tiene mucho que ver con lo expuesto arriba: http://www.politico.eu/article/juncker-proposes-fast-tracking-eu-trade-deals/.  Parece que no quieren que los parlamentos tengan que aprobar los tratados de libre comercio y acallar una vez más la voz del pueblo. ¿Cómo afectará esto a la Salud Pública? ….

 

Autor: Casandra Foodandawareness

 


Etiquetas asignadas a este artículo:
CanadáJarabe de maíz alto en fructosaNAFTA

Sin comentarios

Escribe un comentario
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en comentar esta entrada!

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Campos obligatorios*

Pin It on Pinterest