Propiedades medicinales de la miel. Revisión de revisiones

Propiedades medicinales de la miel. Revisión de revisiones

por Rubén Murcia Prieto, Dietista-Nutricionista y miembro de Dietética Sin Patrocinadores

Con toda seguridad son muchos los post que se han hecho sobre la miel. En ellos seguramente podréis encontrar su contenido en azucares, contenido calórico y otros parámetros nutricionales. En este post únicamente trataré de resumir dividido en diferentes subtemas lo que se ha escrito en la literatura científica sobre las propiedades medicinales de este dulce alimento.

Mi intención ha sido dar una información lo más veraz posible, por lo que mi método de búsqueda ha sido el siguiente: Metabuscador o base de datos: Pubmed, palabra clave: “honey” y en filtros he utilizado “review” y “abstract”. Resultados totales a día 28/06/15: 438 y mi revisión ha ido hasta la 180, por cansancio y por haber obtenido en mi opinión información suficiente para hacer este post. En cualquier caso si algún lector quiere seguir profundizando en dicha búsqueda y obtiene otro tipo de información, u observa que el post posee mensajes contradictorios, puede comentar o enlazar a otros papers en los comentarios.

Organismos oficiales:

Antes de especificar los distintos aspectos potencialmente terapéuticos de la miel, me parece oportuno comentar que dicen algunos de los organismos de referencia mundial sobre este alimento. La autoridad europea para la seguridad alimentaria (EFSA) que establece los “health claims” alimentarios desestimó por no encontrar suficiente información que la miel mejorara la salud respiratoria gracias a sus fitoquímicos antioxidantes y que mejorara el sistema inmune (1). En cuanto a la OMS, la opinión de esta sobre la miel es bastante peor, ya que pone a la miel a la misma altura que el azúcar blanco o sacarosa y propone reducir el consumo de los azucares libres a menos del 10% observando beneficios adicionales si la reducción es a menos de un 5% (2).

Captura14

Cazadores-Recolectores y miel:

La miel es el alimento sin procesar con mayor densidad energética de la naturaleza, por lo que es normal que donde exista sea una importante fuente energética para los cazadores-recolectores. De las 36 sociedades de cazadores-recolectores que se tienen registradas, 29 consumen miel, y en climas templados solo los Badjau de Filipinas que pasan la mayor parte del tiempo en pequeñas barcas no la consumen. Sin embargo los Mbuti consumen miel en grandes cantidades, de hecho es su comida favorita, y en la estación de la miel se nutren casi exclusivamente de ella (3). Los Hadza son una de las sociedades de cazadores-recolectores mejor estudiadas. Aunque son los hombres quienes ingieren mayor cantidad de miel, ésta contribuye en su conjunto en un 14 % de la ingesta total de Kcal a lo largo del año, y durante la estación húmeda llega a sobrepasar el 50% de calorías por día (4). Y, ¿por qué mencionar a estas tribus o sociedades? Porque en ellas a penas se dan las enfermedades de la civilización (obesidad, diabetes, alergias, enfermedades autoinmunes, caries, etc.).

Miel como antitusígeno y contra el resfriado:

Encontré cinco revisiones (5-9), en las que se observa que existe evidencia de alta calidad para afirmar que la miel es mejor que el placebo para la reducción de la frecuencia de la tos, existe evidencia de moderada calidad que sugiere que la miel no difiere significativamente del dextrometorfano (fármaco antitusígeno), y la evidencia que sugiere que la miel es mejor que la difenhidramina (antihistamínico) rediciendo la frecuencia de los resfriados es menor en algunas revisiones (5) y probadas en otras (6).

En una posterior revisión se afirma que se podrían ahorrar ingentes cantidades de dinero si en lugar de utilizar caros fármacos contra la tos se utilizan remedios igual de eficaces con miel contra la tos crónica en niños (7). Una última revisión destaca el efecto antitusígeno de la miel (8). Respecto al resfriado común vemos cómo aunque fármacos como los corticosteroides son ineficaces para combatirlo, otros remedios tradicionales como el consumo de miel sí mejoran los síntomas (9).

Miel y efectos neurológicos

En la siguiente revisión (10) se habla sobre la miel cruda y sus efectos en la memoria. Y por lo visto la miel sí posee efectos nootrópicos, efectos que mejoran la memoria, así como actividad neurofarmacológica, actuando como ansiolítico, anticonvulsivo y antidepresivo. Los diversos estudios sugieren que los componentes polifenólicos de miel pueden reducir las especies reactivas de oxígeno y el estrés oxidativo mientras se restaura el sistema de defensa antioxidante celular. Los polifenoles de la miel también atenúan la neuroinflamación y son útiles en la mejora de los déficits de memoria.

Miel y diabetes

La miel es un alimento que contiene un porcentaje muy alto de hidratos de carbono, y para muchas personas el único camino para tratar el problema de la diabetes tipo 2 es reducir o eliminar los hidratos de carbono. Y ese puede ser un camino eficaz, aunque el que haya leído suficiente literatura científica y no sesgue estudios (esto se da bien poco en el campo de la nutrición), sabrá que la diabetes también se puede revertir con una dieta hipocalórica con un porcentaje alto en hidratos de carbono, aunque esto guste poco a los radicales low carb. Y, ¿qué puede hacer la miel por el paciente diabético? En la revisión: “Miel como innovador agente antidiabético” (11) se nos muestra como la miel presenta efectos beneficiosos en el tracto gastrointestinal, sobre la microbiota, en el hígado y en el páncreas y estos efectos podrían mejorar el control glucémico y las alteraciones metabólicas. Tanto en sujetos sanos como en pacientes con intolerancia a la glucosa o diabetes tipo 2, diversos estudios muestran una reducción en la glucosa sanguínea en mayor medida que los azucares o edulcorantes más comunes. En otra revisión (12), se afirma que cada vez hay mayor evidencia científica que respalda el uso de miel en pacientes con diabetes, obesidad, dislipemia y enfermedades cardiovasculares.

Miel y cáncer

El tema del cáncer es muy delicado y más en el mundo de la nutrición. Pero más menos se vislumbran dos bandos, el primero es el que sí otorga cierta importancia a la alimentación a la hora de la prevención de algunos cánceres, y el otro que ve en determinadas estrategias nutricionales, o en el uso de ciertos alimentos una herramienta posiblemente eficaz para el tratamiento de éstos. Lo cierto es que desgraciadamente no hay evidencia sólida en este tema y que se tendrá que seguir investigando, pero mientras tanto veremos lo que nos dicen las revisiones sobre el uso de la miel y el cáncer.

honey&cancer

En la revisión (13): “Efectos de la miel y sus mecanismos de acción en el desarrollo y progresión del cáncer” se cita que los efectos anticancerígenos y antimetastásicos de la miel se han estudiado a fondo en los cánceres de mama, hígado y en el cáncer colorectal. En otros tipos de cáncer (próstata, vejiga, endometrio, riñón, piel, cuello de útero, oral y de hueso), los datos, aunque limitados, son prometedores. Los posibles mecanismos que inhiben el crecimiento de tumores incluyen la regulación del ciclo celular, la activación de la vía mitocondrial, inducción de la apoptosis de las células cancerígenas, modulación del estrés oxidativo, reducción de la inflamación, inhibición de la angiogénesis, etc. La revisión concluye con la siguiente afirmación: “La miel es altamente citotóxica contra las células tumorales y los datos indican que la miel puede inhibir la carcinogénesis modulando procesos moleculares en las etapas de iniciación, promoción y progresión de un cáncer”.                                                En la revisión (14): “¿Tiene la miel las características de una vacuna natural contra el cáncer?” podemos ver como entre las múltiples causas de la carcinogénesis se encuentran una deficiente función inmune, infecciones y úlceras crónicas, inflamación crónica, etc., y los estudios publicados hasta la fecha han demostrado que la miel mejora el estado inmunológico, tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, y promueve la curación de ulceras y heridas crónicas. Además se ha demostrado que la miel tiene propiedades anticancerígenas en cultivos celulares y en animales. En otra revisión (15), se analiza el potencial terapéutico de la miel en la leucemia centrándose en los compuestos fenólicos de la miel (flavonoides, ácidos fenólicos, cumarinas y taninos) y en su actividad anticancerígena, y concluye recomendando más estudios que determinen la capacidad de la miel tanto en la quimioprevención como en la quimioterapia en el paciente con leucemia. El siguiente artículo (16) se centra en la tributirina (ácido butírico) que contiene la miel, y en su acción anticancerígena observada tanto en estudios in vitro como en in vivo.

La miel también se está utilizando como agente protector contra la mucositis provocada por la radioterapia, y en el siguiente meta-análisis(17) se observó una reducción del riesgo relativo de presentar mucositis de un 80% en el grupo de tratamiento que utilizó miel en comparación con el grupo control. En otra revisión de Cochrane(18) también se encuentran beneficios en la miel para la prevención y reducción de la mucositis asociada al tratamiento contra el cáncer.

honey

Miel caries y salud oral

En esta revisión (19) se estudian los efectos de los polifenoles de diferentes alimentos, entre ellos los de la miel en la prevención y tratamiento de caries, gingivitis, enfermedad periodontal, candidiasis, aftas, mucositis, cáncer oral, etc. Aunque los autores echan a faltar pruebas solidas (ECAs), afirman su fascinación al observar como en estudios pre-clínicos los polifenoles han demostrado actividades interesantes contra las enfermedades orales más comunes (caries, periodontitis y candidiasis), así como en la prevención del cáncer oral.

En este ensayo clínico (20) se comparó la miel, el sorbitol y el azúcar a la hora de averiguar su potencial anticariogénico y de prevenir la gingivitis y, aunque se observó que el pH de la boca cayó inicialmente de igual manera tanto en el grupo de la miel como en el del azúcar, el pH de la boca del grupo de la miel se recuperó rápidamente (10-20 min) y no bajó nunca por debajo del punto de descalcificación (pH de 5,5), lo que sí sucedió con el azúcar. Además se observó la capacidad antimicrobiana de la miel (al nivel de antibióticos), lo que hace concluir a los autores que la miel puede ser usada para la prevención de la gingivitis y la caries dental.

El siguiente estudio (21) analiza la actividad antibacteriana de la miel en las bacterias cariogénicas y se detectó dicha actividad de la miel en el Streptococcus mutans y en le Lactobacillus por lo que los autores concluyeron que la actividad antibacteriana de la miel podría ser utilizada en la prevención y reducción de la caries dental.

Y terminaremos con el paper (22): “El potencial de la miel para promover el bienestar oral”, donde se concluye que existe un gran volumen de literatura que indica que la miel tiene potencial para el tratamiento de la enfermedad periodontal, úlceras en la boca y otros problemas de salud oral.

El gran volumen de literatura de informes de su eficacia indica que la miel tiene potencial para el tratamiento de la enfermedad periodontal, úlceras en la boca, y otros problemas de la salud oral.

Miel en ulceras, quemados, heridas y dermatitis.

Ya desde hace más de 2.700 años la miel ha sido utilizada por los seres humanos para tratar una gran variedad de enfermedades a través de la aplicación tópica, pero no ha sido hasta tiempos modernos en los que se han demostrado sus propiedades antisépticas y antimicrobianas. Los estudios clínicos han demostrado que la aplicación de la miel en heridas infectadas reduce rápidamente la infección y mejora la cicatrización. Un gran número de estudios han confirmado el poder antimicrobiano de amplio espectro (antibacteriano, antiviral, antimicobacteriana), propiedades que puede atribuirse a la acidez, a su efecto osmótico, a su concentración alta en azúcares, a la presencia de factores bacteriostáticos y bactericidas (peróxido de hidrógeno, antioxidantes, lisozima, polifenoles, ácidos fenólicos, etc.), un aumento de la liberación de citoquinas, a la modulación inmune y a las propiedades antiinflamatorias de la miel(23).

Y son muy abundantes las revisiones que analizan los posibles beneficios de la aplicación tópica de la miel tanto en enfermedades dermatológicas, como en úlceras, quemados y heridas. Trataré de ser breve en este tema y solo destacaré los aspectos más importantes de las revisiones. En heridas de diabéticos la miel muestra ser tan segura, rápida y efectiva a la hora de curar heridas como los medicamentos sintéticos más avanzados (24), en otra revisión sobre heridas y niños se nombra a la miel como una sustancia segura y natural que induce la cicatrización a una velocidad mayor que los métodos convencionales por lo que se incita a su uso en este campo (25). La acción antioxidante, antiinflamatoria, y sus propiedades antibacterianas y antimicrobianas se subrayan en estas otras tres revisiones: “Evidencia para el uso clínico de la miel en curación de heridas como agente antibacteriano, antiinflamatorio, antioxidante y antiviral” (26), “La miel y las infecciones microbianas: una revisión que apoya el uso de la miel para el control microbiano” (27), y “Miel: sus propiedades medicinales y su actividad antibacteriana (28).

En la revisión “Miel, un inmunomodulador en la cicatrización de heridas” (29), podrás adentrarte en los complicados mecanismos bioquímicos mediante los cuales la miel es capaz de cicatrizar y curar heridas. Y si todavía te quedan ganas para profundizar sobre la evidencia en el tratamiento terapéutico de la miel en la curación de heridas puedes leer: “Miel en el cuidado de heridas: una revisión sistemática” (30), “Miel como tratamiento de uso tópico para las heridas” (31) y “La miel y la cicatrización de heridas: una visión general” (32). Al parecer la miel estimula el crecimiento del tejido, la síntesis de colágeno y el desarrollo de nuevo vasos sanguíneos en el lecho de las heridas” (33-38).

En cuanto a úlceras en la piel en una revisión de la literatura (39) encontramos que de más de 470 casos de pacientes tratados con miel, solo hubo cinco casos en los que no se alcanzó una curación de las úlceras. En otra revisión sobre miel y úlceras (40) los autores citan pruebas de la eficacia de la miel, sus posibles mecanismos e hipótesis de acción y los beneficios y riesgos potenciales de su uso.

Respecto al uso de la miel en quemados decir que la miel se ha usado para el tratamiento de las quemaduras y se han hecho diversas revisiones sobre el tema (41-49).

Destacaremos una revisión sistemática y meta-análisis (48) de ensayos controlados aleatorizados (ECA) donde compararon la eficacia de la miel cubierta por una gasa estéril con un tratamiento clásico de vendaje con gasa y sulfadiazina, en el tratamiento de las quemaduras. La curación fue más rápida y eficaz en el grupo de la miel.

En otra revisión sistemática de ECA (49) se analizaron diferentes tratamientos clásicos para las quemaduras superficiales menores al 40% de la superficie corporal, y para la mayoría de resultados la miel fue superior a todos los otros tratamientos.

La miel (junto con cera de abeja y aceite de oliva) también se ha utilizado exitosamente contra fisuras anales y hemorroides, reduciendo el prurito (picor), el sangrado y el dolor y sin que apareciera efecto secundario alguno (50). Esta mezcla también es efectiva en problemas dérmicos como la dermatitis del pañal (51). La miel además demuestra su eficacia en la dermatitis inducida por la radiación en pacientes con cáncer de mama, acelerando el sanado de la piel a mayor grado que el tratamiento convencional y produciendo una mayor satisfacción en el paciente (52).

La miel también es efectiva contra la dermatitis seborreica (53). Mejora la psoriasis de igual manera que los tratamientos convencionales (54), y si utilizamos la mezcla anterior (miel, cera de abeja y aceite de oliva) el tratamiento mejora al de potentes glucocorticoides en pacientes con psoriasis y con dermatitis (55). En dos revisiones sobre la miel y sus usos dermatológicos también se analiza su uso en pitiriasis, Tinea corporis e incluso contra la caspa (56,57).

Conclusiones:

Respecto a las recomendaciones de la OMS de reducir los azucares simples (entre ellos los de la miel), están basadas en dos estudios (el segundo una revisión sobre el azúcar y la caries, y el primero: “Dietary sugars and body weight: systematic review and meta-análisis of RCT and cohort studies) donde se observa que “reducir la ingesta de azúcar se asocia a una reducción del peso corporal (0,8 Kg), aumentar su ingesta se asocia a un aumento del peso (0,75 Kg) y sustituir un tipo de carbohidrato por otro no repercute en el peso corporal” y en vista de esto limitar los azucares simples, procedan de donde procedan, centrándose en el nutriente y olvidándose de los alimentos, me parece un error colosal, y que donde la mayoría de las personas leemos que comer más azucares engorda, dejar de comerlos adelgaza, y cambiar las mismas calorías de por ejemplo un zumo de fruta por las de un tubérculo, te mantiene en el mismo peso, ellos leen que hay que cargarse a la mayoría de los alimentos con azucares simples. Simpleza, de expertos, no se me ocurre otra palabra.

Lo que sí es cierto, es que en vista de la literatura estudiada, podemos afirmar que la miel cruda es un remedio barato y eficaz contra la tos (5-8), mejora los síntomas del resfriado (9), al parecer posee efectos nootrópicos que mejoran la memoria (10), no debe ser prohibida al paciente diabético ya que modula positivamente la respuesta glucémica (11,12,50), podría tener efectos anticancerígenos (13-16) y los pacientes con cáncer que la toman, encuentran beneficios al prevenir y mejorar la mucositis asociada al tratamiento oncológico (17-18). La miel no provoca caries y mejora la salud oral (19-22). Los datos que apoyan la eficacia de la miel en el tratamiento de las heridas, úlceras, quemados son abrumadores (23-49), y demuestra una eficacia igual o superior a la de los fármacos convencionales en el tratamiento de enfermedades dermatológicas (50-57). Además ayuda en la prevención de enfermedades cardiovasculares mediante la inhibición de la inflamación, mejorando la función endotelial así como el perfil lipídico en sangre. También aumenta la resistencia de las lipoproteínas de baja densidad (LDL-c) a la oxidación (58), puede prevenir de daños producidos por el estrés oxidativo en enfermos crónicos, además de tener un efecto hepatoprotector, antihipertensivo (59) y controlar los efectos del Helicobacter pylori (60) .…y ¿qué quiere decir toda esta suerte de datos, y esta multitud de referencias bibliográficas? Que la miel es un alimento ancestral, presente a lo largo de la historia del ser humano, un alimento que proporciona una gran cantidad de energía, y que además de servirnos como fuente energética, tiene una multitud de compuestos que pueden mejorar nuestra salud y podrían prevenir la aparición de algunas enfermedades.

Para terminar, sólo aclarar 2 cosas:

La primera: no seamos necios, no utilicemos estos datos ni para comer la miel por toneladas ni para dar falsas esperanzas a los más débiles, a los que están pasando por enfermedades graves. La miel no va a arreglar todos los problemas de alimentación, ni eliminará las enfermedades de la civilización de un plumazo. Sí, la miel ni es un alimento “milagro” ni es un “superalimento”. La miel no va a acabar con la obesidad, el cáncer, la diabetes ni con la totalidad de enfermedades autoinmunes. Todas estas enfermedades son enfermedades multifactoriales y aunque no nos guste, en lo que respecta a la salud las cosas no son tan fáciles.

Y la segunda a los que dicen que la miel es azúcar. Sí, tenéis razón, la miel contiene diversos azucares o hidratos de carbono en gran concentración. Pero pensad que si no se consumen azucares, nuestro organismo (hígado y riñón) se verá forzado a fabricarlos a partir de grasas (glicerol) y aminoácidos, porque aunque le pesen a algunos, tejidos como los eritrocitos, el riñón, la córnea y algunas células cerebrales, funcionan exclusivamente con glucosa. Y el cuerpo es sabio, si llevas una dieta normocalórica cuyo sustrato principal son los hidratos de carbono utilizará éstos para la obtención de energía, si tu sustrato principal son las grasas, serán éstas las utilizadas como fuente energética y si nuestra ingesta energética es superior a nuestro gasto energético, independientemente del porcentaje de hidratos de carbono o grasas que consumamos, ganaremos peso. Es así de fácil, pero un matiz más. Además de energía, el cuerpo también requiere otros nutrientes, y sabemos que algunos compuestos químicos naturalmente presentes en alimentos, sean o no esenciales, pueden mejorar nuestra salud. Así que no basemos nuestra alimentación en alimentos superfluos que no nos aportan nada más que calorías, alimentos como el azúcar blanco o sacarosa, basemos nuestra alimentación en alimentos que además de energía nos aportan otras cosas, alimentos que pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud. Muchos son los alimentos que pueden hacer esto, la mayoría de ellos alimentos sin procesar, y la miel, por qué no, puede estar entre ellos.

Referencias bibliográficas

  1. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA). (2010). Scientific Opinion on the substantiation of health of health claims related to honey and “respiratory health through presence of antioxidant phytochemicals”(ID1161), “the unique composition and ratio of effective substances adds energy to the human body” (ID3188), and “its stimulates the whole metabolism and the immune system” (ID3189) pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/2006. EFSA Journal 8(2):1484.
  2. Organización Mundial de la Salud. La OMS abre una consulta pública acerca del proyecto de directrices sobre los azúcares. [Internet]. Ginebra. (2014). [Consultado 28 Junio 2015]. Disponible en URL: http://www.who.int/nutrition/sugars_public_consultation/en/
  3. Itchikawa, M. (1981). Ecological and Sociological Importance of Honey to the Mbuti Net Hunters, Easter Zaire. African Study Monographs 1:55-68.
  4. Marlowe, F., Berdesque, J., Wood, B., Crittenden, A., Porter. C. & Mabulla, A. (2014). Honey, Hadza, hunter-gatherers, and human evolution. J Hum Evol. Vol. 71: 119-28.
  5. Oduwole, O., Meremikwu, MM., Oyo-Ita, A. & Udoh, EE. Honey for acute cought in children. En: Cochrane Database Syst Rev. (2014). 23;12.
  6. Oduwole, O., Meremikwu, MM., Oyo-Ita, A. & Udoh, EE. Honey for acute cought in children. En: Cochrane Database Syst Rev. (2012). 14;3.
  7. Wagner, JB. & Pine, HS. (2013). Crohinc cought in children. Pediatr Clin North Am. 60(4):951-67.
  8. Paul, IM. (2012). Therapeutic options for acute cough due to upper respiratory infections in children. Lung. 190(1):41-4.
  9. Fashner, J., Ericson, K. & Werner, S. (2012). Treatment of the common cold in children and adults. Am Fam Physician. 15;86(2):153-9.
  10. Mijanur-Rahman, M., Gan, SH. & Khalil, MI. (2014). Neurological effects of honey: current and future prospects. Evid Based Complement Alternat Med. 2014:958721.
  11. Erejuwa, OO., Sulaiman, SA. & Wahab, MS. (2012) Honey, a novel antidiabetic agent. Int J Biol Sci. 8(6):913-34.
  12. Al-Waili, N., Salom, K., Al-Ghambdi, A., Ansari, MJ,. Al-Waili, A. & Al-Walili T. (2013). Honey and cardiovascular risk factors, in normal individuals and in patients with diabetes mellitus or dyslipidemia. J Med Food. 16(12):1063-68.
  13. Ahmed, S. & Othman, NH. (2013). Honey as a potential natural anticancer agent: a review of its mechanisms. Evid Based Complement Alternat Med. 2013:829070.
  14. Othman, NH. (2012). Does honey have the characteristics of a natural cancer vaccine? J Tradit Complement Med. 2(4):276-83.
  15. Abubakar, MB., Abdullah, WZ., Sulaiman, SA. & Suen, AB. (2012). A review of molecular mechanisms of the anti-leukemic effects of phenolic compounds in honey. Int J Mol Sci. 15;13(11):15054-73.
  16. Heidor, R., Ortega, JF., de Conti, A., Ong, TP. & Moreno, FS. (2012). Anticarcinogenic actions of tributyrin, a butyric acid prodrug. Curr Drug Targets. 13(14):1720-9.
  17. Song, JJ., Twimasi-Ankrah, P. & Salcido, R. (2012). Systematic review and meta-analysis on the use of honey to protect from the effects of radiation-induced oral mucositis. Adv Skin Wound Care. 25(1):23-8.
  18. Worthington, HV., Clarkson, JE., Bryan, G., Furness, S., Glenny, AM., Littlewood, A. et al. Interventions for preventing oral mucositis for patients with cancer receiving treatment. En: Cochrane Database Syst Rev. (2011). 13;(4).
  19. Varoni, EM., Lodi, G., Sardella, A., Carrassi, A. & Iriti, M. (2012). Plant polyphenols and oral health: old phytochemicals for new fields. Curr Med Chem. 19(11):1706-20.
  20. Atwa, AD., AbuShahba, RY., Mostafa, M. & Hashem, MI. (2014). Effect of honey in preventing gingivitis and dental caries in patients undergoing orthodontic treatment. Saudi Dent J. 26(3):108-14.
  21. Ahmadi-Hotamayel, F., Sare-Hendi, S., Yusof-Alikhani, M. & Khamverdi, Z. (2013). Antibacterial activity of honey on cariogenic bacteria. J Dent (Tehran). 10(1):10-15.
  22. Molan, PC. (2001). The potential of honey to promote oral wellness. Gen Dent. 49(6):584-9.
  23. Israili, ZH. (2014). Antimicrobial properties of honey. Am J Ther. 21(4):304-23.
  24. Alam, F., Islam, MA., Gan, SH. & Khalil, MI. (2014). Honey: a potential therapeutic agent for managing diabetic wounds. Evid Based Complement Alternat Med. 2014:169130.
  25. Weissenstein, A., Luchter, E. & Bittmann, S. (2014). Medical honey and its role in paediatric patients. Br J Nurs. 9;23(6):S30,S32-4.
  26. Yaghoobi, R., Kazerouni, A. & Kazerouni, O. (2013). Evidence for clinical use of honey in wound healing as an anti-bacterial, anti-inflammatory, anti-oxidant and anti-viral agent: A review. Jundishapur J Nat Pharm Prod. 8(3):100-4.
  27. Al-Waili, NS., Salom, K., Butler, G. & Al-Ghamdi, AA. (2011). Honey and microbial infections: a review supporting the use of honey for microbial control. J Med Food. 14(10):1079-96.
  28. Mandal, MD. & Mandal, S. (2011). Honey: its medicinal property and antibacterial activity. Asian Pac J Trop Biomed. 1(2):154-60.
  29. Majtan, J. (2014). Honey: an immunomodulator in wound healing. Wound Repair Regen. 22(2):187-92.
  30. Vandamme, L., Heyneman, A., Hoeksema, H., Verbelen, J. & Monstrey, S. (2013). Honey in modern wound care: a systematic review. Burns. 39(8):1514-25.
  31. Jull, AB., Walker, N. & Deshpande, S. Honey as a topical treatment for wounds. En: Cochrane Database Syst Rev. (2013). 28:2.
  32. Lee, DS., Sinno, S. & Khachemoune, A. (2011). Honey and wound healing: an overview. Am J Clin Dermatol. 1;12(3):181-90.
  33. Subrahmanyam, M. (1998) A prospective randomized clinical and histological study of superficial burn wound healing with honey and silver sulfadiazine. Burns 24, 157–161.
  34. Kumar, A., Sharma, V., Singh, H., Prakash, P., and Singh, S. (1993) Efficacy of some indigenous drugs in tissue repair in buffaloes. Indian Vet. J. 70, 42–44. 40.
  35. Gupta, S., Singh, H., Varshney, A., and Prakash, P. (1992) Therapeutic efficacy of honey in infected wounds in buffaloes. Indian J. Anim. Sci. 62, 521–523. 41.
  36. Bulman, M. (1955) Honey as a surgical dressing. Middlesex Hosp. J. 55, 188–189. 42.
  37. Suguna, L., Chandrakasan, G., and Joseph, K.T. (1992) Influence of honey on collagen metabolism during wound healing in rats. J. Clin. Biochem. Nutr. 13, 7–12. 43.
  38. Bergman, A., Yanai, J., Weiss, J., Bell, D., and David, M. (1983) Acceleration of wound healing by topical application of honey. An animal model. Am. J. Surg. 145, 374–376
  39. Tovey, F. (1991) Honey and healing. J. R. Soc. Med. 84, 447.
  40. Eddy, J.J., Gideonsen, M.D., and Mack, G.P. (2008) Practical considerations of using topical honey for neuropathic diabetic foot ulcers: a review. WMJ 107(4), 187–190.
  41. Subrahmanyam, M. (1991) Topical application of honey in treatment of burns. Br. J. Surg. 78(4), 497–498.
  42. Phillips, C. (1933) Honey for burns. Glean. Bee Cult. 61, 284.
  43. Boukraâ, L. and Sulaiman, S.A. (2010) Honey use in burn management: potentials and limitations. Forsch. Komplementmed. 17(2), 74–80.
  44. Lineen, E. and Namias, N. (2008) Biologic dressing in burns. J. Craniofac. Surg. 19(4), 923–928.
  45. Boukraa, L & Sulaiman, SA. (2010). Honey use in burn management: potentials and limitations. Forsch Komplementmed. 17(2):74-80.
  46. Al-Waili, N., Salom, K. & Al-Ghamdi, AA. (2011). Honey for wound healing, ulcers and burns; data supporting its use in clinical practice. ScientificWorldJournal. 5;11:766-87.
  47. Lloyd, EC., Rodgers, BC., Michener, M. & Williams, MS. (2012). Outpatient burns: prevention and care. Am Fam Physician. 85(1):25-32.
  48. Wijesinghe, M., Weatherall, M., Perrin, K., and Beasley, R. (2009) Honey in the treatment of burns: a systematic review and meta-analysis of its efficacy. N. Z. Med. J. 122(1295), 47–60.
  49. Moore, O.A., Smith, L.A., Campbell, F., Seers, K., McQuay, H.J., and Moore, R.A. (2001) Systematic review of the use of honey as a wound dressing. BMC Complement. Altern. Med. 1, 2.
  50. Al-Waili, NS., Saloom, KS., Al-Waili, TN. & Al-Waili AN. (2006). The safety and efficacy of a mixture of honey olive oil, and beeswax for the management of hemorrhoids and anal fissure: a pilot study. ScientificWorldJournal. 2;6:1998-2005.
  51. Al-Waili, NS. (2005). Clinical and mycological benefits of topical application of honey, olive oil and beeswax in diaper dermatitis. Clin Microbiol Infect. 11(2):160-3.
  52. Moolenaar, M., Poorter, RL., Van Der Toorn, PPG., Lenderink, AW., Poortmans, P. & Egberts ACG. (2006). The effect of honey compared to conventional treatment on healing of radiotherapy-induced skin toxicity in breast cancer patients. Acta Oncol. 45:623-4.
  53. Gupta, AK., Nicol, K. & Batra R. (2004). Role of antifungal agents in the treatment of seborrheic dermatitis. Am J Clin Dermatol. 5(6):417-22.
  54. Fingleton, J., Sheahan, D., Corin, A., Weatherall, M. & Beasley, R. (2014). A randomized controlled trial of topical Kanuka honey for treatment of psoriasis. JRSM Open. 5(3):2042533313518913.
  55. Al-Waili, NS. (2003). Topical application of natural honey, beeswax and olive oil mixture for atopic dermatitis or psoriasis: partially controlled, single-blinded study. Complement Ther Med. 11(4):226-34.
  56. Burlando, B. & Cornara, L. (2013). Honey in dermatology and skin care: a review. J Cosmet Dermatol. 12(4):306-13.
  57. Cherniack, EP. (2010). Bugs as drugs, Part 1: Insects; the “new” alternative medicine for the 21st century? Altern Med Rev. 15(2):124-35.
  58. Alvarez-Suarez, JM., Giampieri, F. & Battino, M. (2013). Honey as a source of dietary antioxidants: structures, bioavailability and evidence of protective effects against human chronic diseases. Curr Med Chem. 20(5):621-38.
  59. Erejuwa, OO., Sulaiman, SA. & Ab-Wahab, MS. (2012). Honey: a novel antioxidant. Molecules. 12;17(4):4400-23.
  60. Ayala, G., Escobedo-Hinojosa, WI., la Cruz-Herrera, CF. & Romero, I. (2014). Exploring alternative treatments for Helicobacter pylori World J Gastroenterol. 20(6): 1450-69.

 


26 comentarios

Escribe un comentario
  1. Cristina
    Cristina 6 Julio, 2015, 15:59

    Muy buen artículo Rubén, ¡gracias! 🙂
    Solo quiero agregar, sin ser experta en nutrición, pero sí devoradora de miel cruda de flores de las Fragas del Eume, de panal de tronco, que es importante conocer la procedencia de la miel, si es comercial o miel auténtica, cruda. Porque la miel producida comercialmente pasa por un proceso de calentamiento, filtrado y pasteurización a través del cual sus propiedades desaparecen, según lo que he leído al respecto. Y no sé si los estudios tuvieron en cuenta este dato, que me parece muy importante.
    Por último, es probable que quienes dicen que “que la miel es azúcar” y que por eso no es lo mejor como alimento, sea porque comer miel comercial no es tan diferente a sentarse y comer de una bolsa de azúcar refinada.
    Saludos! 🙂

    Reply this comment
    • Rubén Murcia
      Rubén Murcia 7 Julio, 2015, 21:56

      Gracias por tu aporte Cristina. Estoy contigo, y aunque es cierto que en mis conclusiones hablo específicamente sobre la miel cruda, seguramente no lo dejo suficientemente claro en el post. Por ejemplo si la extracción de la miel del panal se hace por centrifugación no se perderán las propiedades de la miel, pero si se hace por presión en caliente, si se perderán debido al calor algunas de las sustancias de acción antiséptica y antibiótica de la miel. Y como tú bien dices, y con el fin de que la miel sea más fluida, se suele pasteurizar (a temperaturas que oscilan entre los 65-75ºC). En ese proceso también se perderán parte de sus propiedades.

      Reply this comment
    • http://www./
      http://www./ 10 Enero, 2017, 09:35

      De bilderna kallar jag städat 🙂 kom hem till mig nÃ¥gon gÃ¥ng bara sÃ¥ där i förbifarten… dÃ¥ ska du fÃ¥ se pÃ¥ uppochner vända huset… 🙂 men jag tycker om det, det är kärlek och vi har ju himla kul hemma ocksÃ¥:)KramHElena

      Reply this comment
  2. Mireis
    Mireis 7 Julio, 2015, 12:06

    Muchas gracias por el artículo.
    Soy consumidora de miel (de manera razonable) y estaba cansada que me criticaran por ello.
    Una pregunta: ¿ A que edad pueden tomar los bebés miel? En casa nos estamos esperando a que el peque tenga algo más de edad (tiene 14 meses) He leído que antes de los doce no es aconsejable por riesgo a la toxina del botulismo, ¿es cierto?
    Gracias de antemano.
    Saludos

    Reply this comment
  3. Abel Escorihuela Gómez
    Abel Escorihuela Gómez 7 Julio, 2015, 23:21

    Hola, en primer lugar magnifica revision, ninguna duda, son cosas y conceptos que ya habia oido pero que ahora quedan ya mas claros. Unicamente, y aunque se que no es el tema, si me gustaria saber sobre la jalea real, pues en todas partes la tienen en un pedestal. Quizá en otro articulo…Un saludo y gracias por el magnifico trabajo que realizais divulgando de manera gratuita.

    Reply this comment
    • Rubén Murcia
      Rubén Murcia 8 Julio, 2015, 19:58

      Pues por lo que he ojeado en Pubmed, hay bastante menos información sobre la jalea real que sobre la miel. De todas maneras seguro que te interesa esta revisión que tiene un apartado específico sobre jalea real. Por lo que veo, resultados prometedores en animales, y en humanos poco más que reducción de lipidos pasmáticos en un pequeño número de individuos. Como efectos secundarios podría llevar a hipersensibilidad y a asma en algunas personas. Te dejo la fuente: http://www.altmedrev.com/publications/15/2/124.pdf Un saludo.

      Reply this comment
  4. José Joaquín
    José Joaquín 8 Julio, 2015, 09:14

    Hola Rubén, felicidades por tu artículo.
    El modo de obtención de la miel de manera industrial ¿se hace por obtener mayor rentabilidad, se hace por seguridad alimentaria?
    En cuyo caso, ¿hay algún riesgo por consumir miel cruda, al igual que lo hay por tomar leche sin pasar por los procesos UHT u otros proceso? Gracias.

    Reply this comment
    • Rubén Murcia
      Rubén Murcia 8 Julio, 2015, 19:50

      Pues por ejemplo en las pruebas microbiológicas hechas en Francia por el Ministerio de Agricultura se observa que la miel contiene muy poca contaminación bacteriana o química debido tanto a la capacidad de las colonias para eliminar microorganismos patógenos y no patógenos presentes en su entorno, y a las propiedades físico-químicas de estos productos, así como el papel de las abejas en los contaminantes químicos de filtrado. Vamos que siendo la miel de por si un agente antibacteriano, te diría que puedes comer sin miedo Jose Joaquin. Fuente: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9501376

      Reply this comment
    • lorena
      lorena 18 Enero, 2017, 13:28

      Hola José
      Cualquier miel cruda de venta en España se vende un un registro de sanidad, no conozco a ningún apicultor que no lo tenga. Y se pasan unos controles sanitarios muy seguros. Te aseguro que la miel española es de una excelencia inigualable, la miel que han descubierto con esporas se trae de china, en grandes cantidades y que los franceses al detectarlo han frenado su importación a europa.

      Reply this comment
  5. Fran Ayala
    Fran Ayala 24 Noviembre, 2015, 22:53

    Hola, Rubén:

    No conocíamos este fantástico blog, pero lo hemos descubierto y desde ya mismo nos ponemos a seguirlo.

    Gran aporte tu revisión de la miel. Se nota que lo has trabajado mucho.

    Nuestra enhorabuena!

    Reply this comment
    • Rubén Murcia
      Rubén Murcia 4 Diciembre, 2015, 17:35

      Muchas gracias Fran. Me alegro que te haya gustado el post. Y bueno, el blog es muy heterogéneo, pero el fin es tener una plataforma para que todo aquel que tenga algo que decir en el campo de la nutrición pueda hacerlo. Así que si te animas, adelante.

      Reply this comment
  6. Leonel
    Leonel 7 Marzo, 2016, 21:13

    Impecable artículo. Muy buena información. Ahora a tener miel pura en el botiquín de primeros auxilios!

    Reply this comment
  7. Javfra
    Javfra 16 Abril, 2016, 19:22

    La verdad que la miel es maravillosa y deliciosa. una pena que dejemos a las abejas morir. Hasta que no las perdamos no valoraremos realmente lo que es la miel. http://www.aceitecsb.es

    Reply this comment
  8. Federico
    Federico 25 Julio, 2016, 15:03

    Hola Rubén,

    En primer lugar mil gracias por tu magnífica revisión. Es impresionante el trabajo que has dedicado a recoger la información. Mi pregunta es la siguiente: ¿cómo podríamos diferenciar la miel cruda de la que nos venden en el supermercado? El otro día di una vuelta por el mercado central de Málaga y ningún vendedor sabía qué tipo de miel vendía; o no le interesaba decírmelo. He visto de todo. ¡Hasta había un puesto con miel transparente y líquida pero con un trozo de panal dentro del recipiente! Supongo que la diferencia estará en las propiedades organolépticas o quizá en la fecha de caducidad…

    Muchas gracias de antemano.

    Federico De Palma.

    Reply this comment
    • lorena
      lorena 18 Enero, 2017, 13:44

      Hola Federico
      He probado más de 400 mieles y te aseguro que cuando pruebas una miel cruda se nota. Te daré una pautas. 1- Si se cristaliza es buena señal significa que tiene polen y es rica en propiedades organolépticas. Sospecha de las mieles muy, muy líquidas, como las del supermercado. Una prueba que puedes realizar es ponerla en el dedo si cae directamente al suelo no es pura. 2- El sabor, esto es más complicado pero las mieles mezcladas con glucosa y agua se nota ( por eso son más líquidas) son empalagosas , excesivamente dulzonas. Una miel cruda tiene un dulzor distinto, esto lo notarías si tuvieras dos botes y puedes comparar. 3- Que tengan un trozo de panal dentro no te grarantiza una miel 100% pura , pero el 95% de los casos es buena miel, se calienta un poco para que se derita, pierde propiedades pero no todas hombre peor es no tomar nada. Es la maldita obsesión del público de que esté derretida porque sino no se diluye bien en la leche, té, zumo o cuajada…etc
      4. Si se la compras a un apicultor será 100% buena compra. En toda España hay buenas mieles desde las gallegas, castilla, cataluña…en mi opinión las mejores son las andaluzas y valencianas. Las andaluzas porque están lejos de huertos con pesticidas como ocurre en Huelva (donde la sierra de Aracena sólo hay alcornoques, eucaliptus, encianas y buena flora…) y en Valecia porque la deliciosa miel de azahar, naranja y limón es excelente y evidentemente no hay naranjos en Galicia, así que difícil de conseguir una miel de naranjo allí. En el norte tienen mieles excelentes del bosque ( brezo, castaño..) son más oscuras y quizá no tan dulces. Piensa que la abaja la obtiene de la resina de los arboles no de las flores por eso es más aspera pero igual de buena, eso ya va sobre gustos.

      Reply this comment
  9. Rafa
    Rafa 17 Agosto, 2016, 01:18

    En primer lugar decirte que tu artículo sobre la miel es magnífico, pero, como en todo ¿a quien hacer caso¿ .He leido varios artículos científicos sobre el tema y unos opinan que es un alimento efectivo y otros que no lo es tanto .

    Reply this comment
  10. verosaka
    verosaka 10 Noviembre, 2016, 04:21

    Hola, he leído este artículo, me parece muy bueno y realmente serio, quiero pedir tu permiso para publicarlo por partes en el área de salud de expo.net.ve con referencia al artículo completo para hacerlo llegar a la mayor cantidad de personas por lo importante del mismo. Felicidades y muchas gracias.

    Reply this comment
  11. Luis
    Luis 3 Julio, 2017, 02:00

    Espectacular Rubén!! Cansado estoy del reduccionismo científico en nuestro mundo de la nutrición! Felicidades!!

    Reply this comment
  12. Martina
    Martina 19 Septiembre, 2017, 00:23

    Buenas!!! Me a encantado el artículo. Provengo de una familia de apicultores, mis padres lo son y yo me e dedicado a vender este producto….me choca cuando decís miel cruda! Vienen muchos clientes pidiéndome ese tipo de miel, o miel cocida y me encantaría aclararlo si me permiten….para saber si una miel es buena hay que tener en cuenta la cristalización, pero ojo no todas cristalizan en el mismo tiempo, unas x su carrteristicas se cristalizan o se ponen duras antes que otras…hay ya sabremos que una miel es natural sin procesarla, normalmente con el frío se condensan o cristalizan y si no la usamos en verano se pueden volver otra vez liquidas, eso de que si se pega y cae al suelo y no se, es lo primero que oigo….las mieles sobre todo en época de recolección están fluidas, y están igual de buenas y naturales, solo hay que ver en qué época la compramos, es decir si sabemos x ejemplo que el romero florece en primavera la miel de romero en primavera estará liquida, si está dura sería del año pasado, si es muy fluida en invierno, desconfiad…no se cristalizan x el polen si no x la cristalización de azúcares que es otra cosa diferente al polen….cuando se cristalizan el sabor es más intenso, daros cuenta que es como si os metéis un terrón de azúcar en la boca, salibais xa derretirlo y sacáis más los sabores..la miel no se cuece ni se pasa x procesos de esterilización, la miel tiene sus propios conservantes.. Lo mejor es que compréis a un apicultor y que se fijen en la etiqueta !!!!

    Reply this comment

Escribe un comentario

Tu e-mail no será publicado.
Campos obligatorios*

Pin It on Pinterest